El Galaxy S10 X sería el primer smartphone 5G de Samsung, llegaría con seis cámaras y un precio de hasta 1.600 dólares

2019 marca el décimo aniversario de la gama Galaxy S y parece que Samsung está preparando una tremenda fiesta que nos traerá cuatro nuevos smartphones. Asumiendo que se llamará Galaxy S10, los primeros rumores apuntaban a tres dispositivos: Galaxy S10 Lite, Galaxy S10 y Galaxy S10 Plus. Hoy, según la publicación surcoreana ETNews, hay un cuarto dispositivo y en caso de ser real sería una absoluta bestia.

La información menciona que se llamaría Galaxy S10 X y sería el tope de la gama al contar con especificaciones exclusivas, de donde se destaca soporte a la redes 5G de nueva generación, siendo así el primer dispositivo con esta compatibilidad.

Un smartphone que no será para cualquiera

Según la información, este Galaxy S10 X llegaría con seis cámaras, cuatro traseras y dos frontales, un panel Super AMOLED de 6,7 pulgadas, 10 GB de RAM y 1 TB de almacenamiento interno, además de una batería de 5.000 mAh. El corazón de este dispositivo sería un Exynos 9820, aunque se cree que habrá una versión internacional con Snapdragon 855.

Como era de esperarse, la compatibilidad con redes 5G llegaría de la mano de su recién presentado Exynos Modem 5100, que hasta el momento se perfila a ser exclusivo de este dispositivo. De hecho, esta información coincide con los primeros reportes del Wall Street Journal de hace dos meses, quienes se referían a este Galaxy S10 X como ‘Beyond X’.

Este Galaxy S10 X también contaría con algo llamado ‘life pattern mode’, que sería una función basada en inteligencia artificial, que serviría para controlar y automatizar ciertos elementos del teléfono, anticipándose a las necesidades del usuario usando sus patrones de uso.

¿Qué pasará cuando la Vía Láctea colisione con la Gran Nube?

Como si no fuera suficiente con la colisión que tendrá nuestra galaxia con la de Andrómeda, hay otra que también se aproximará y lo hará mucho antes que aquella.

Si hubiera humanos entonces tal vez sufrirían las consecuencias de la enorme radiación que se originaría.

Científicos, mediante simulaciones de computador, encontraron que en unos 2.000 millones de años la Gran Nube de Magallanes, una galaxia vecina que se aprecia en los cielos del sur, chocará con la Vía Láctea.

No se destruirán estrellas ni planetas, pero el agujero negro en el centro de nuestra galaxia crecerá y emitirá poderosas radiaciones.

La Gran Nube se halla a unos 163 000 años luz de nosotros y se aleja de nosotros a más de 400 kilómetros por segundo, pero las simulaciones mostraron que en algún momento se detendrá y se encaminará hacia la Vía Láctea.

“Toda (nuestra galaxia) será sacudida y el Sistema Solar completo podría ser expulsado al espacio exterior”, dijo Carlos Frenk, coautor del estudio publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Claro que la probabilidad de que el Sistema Solar sea repelido es de apenas 1 a 3 % según los autores.

Así lo corroboró el autor principal, Marius Cautun, estudiante de postdoctorado en el Instituto para la Cosmología Computacional en la Universidad de Durham: “hay un pequeño chance de que no podamos escapar de esta colisión entre las dos galaxias, lo que nos empujaría fuera de la Vía Láctea, al espacio”.

Despierta el agujero

Nuestra galaxia, pese a ser algo grande, es atípica. El halo que rodea el disco galáctico es pobre en estrellas en comparación con otras estructuras similares y el agujero negro en el centro tiene una masa solo 1/10 la de otros en el centro de galaxias de igual tamaño.

Eso cambiará con la colisión. Al halo llegarán muchas estrellas de la Gran Nube y el agujero negro crecerá al tener ‘más alimento’, el polvo que llega. Subirá al menos 10 veces su masa actual.

Los astrónomos han previsto que la colisión con Andrómeda, cinco veces más masiva que la Nube, ocurrirá en unos 4.000 millones de años y por su masa destruiría la Vía Láctea como la conocemos hoy. Se modificaría su forma actual, como se aprecia en colisiones en curso en diferentes regiones del universo. Pero al adelantarse la de Magallanes, nuestra galaxia se moverá un poco y ‘ganará’ otros 2.000 millones de tiempo antes del choque con aquella.

¿Habrá humanos que presencien la colisión con la Gran Nube? Una pregunta sin respuesta clara. El Sol, nuestra fuente de vida, estará ya en el último quinto de su vida y las condiciones que hoy nos brinda serán muy diferentes. Algunos modelos predicen que se habrá agrandado y la vida en la Tierra no sería posible.

El modelo de Durham solo recuerda que el universo no es estático. Pese a lo vasto, está en continua transformación.