En 142 municipios hay más votantes que gente

A cinco meses de las elecciones los municipios reciben oleadas de “nuevos ciudadanos” que esperan participar de la contienda electoral, en la gran mayoría casos, azuzados por los candidatos. En estos, hay un riesgo inminente de fraude en la inscripción de cédulas, es decir, trasteo de votos o trashumancia electoral. Así lo advirtió la Misión de Observación Electoral, MOE, en el cuarto informe sobre el proceso de inscripción de cédulas que se conoció ayer.

Los municipios que presentan un porcentaje elevado de inscripción de cédulas son: Puerto Gaitán, Cabuyaro, Barranca de Upía, El Dorado, Castilla la Nueva y Guama en el departamento del Meta. A estos se le suman: Puerto Colombia en Atlántico, San Zenón en Magdalena, entre otros (ver recuadro).

Para el investigador del observatorio político electoral de la MOE, Diego Rubiano, el caso del Cesar es particular, ya que la zona petrolera ha tenido “una tendencia de aumento cuatro veces superiores a lo tradicional, ya que estas atraen movimientos por los empleos y la mano de obra no calificada”.

No obstante, hay municipios donde están tomando medidas para combatir el fenómeno, en El Dorado (Meta) la Alcaldía creó un comité de seguimiento. En este se encuentran los precandidatos y la Fiscalía “para realizar las investigaciones”, dijo el personero municipal Edison Romero.

Por su parte, el Consejo Nacional Electoral (CNE) le informó a EL COLOMBIANO que ha recibido 29 quejas a través Unidad de Reacción Inmediata Electoral. De estas, se dio traslado a 19 denuncias y 10 procesos se archivaron por falta de requisitos.

Las denuncias que tiene el órgano electoral coinciden con las mismas regiones que evidenció la MOE en el informe, en los departamentos de Córdoba, Cesar y el Magdalena.

La MOE emitió una alerta temprana al CNE para que le dé seguimiento a los casos, los investigue a profundidad, anule las cédulas correspondientes y emita sanciones.

Para 2015, el CNE revisó el 90 % de inscripciones que se presentaron en el país, de este porcentaje, anuló el 38,1 % de las cédulas inscritas, es decir, 1.6 millones aproximadamente.

En el mismo sentido, Rubiano realizó un llamado para que el CNE no aguarde hasta el final del periodo de inscripción de cédulas para cancelarlas, indicó que espera que “resuelva los casos con anterioridad. Pues con ello, se evita cancelaciones masivas como la ocurrida en 2015, ya que estas afectan el derecho de los ciudadanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *