Preguntas sin resolver sobre el atentado

Luego de que los organismos de investigación e inteligencia establecieran plenamente la autoría material e intelectual del Ejército de Liberación Nacional (Eln) del atentado terrorista contra la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, aún persisten varias dudas que todavía no están resueltas.

La primera se relaciona con el ingreso de la camioneta Nissan Patrol modelo 1993 de placas LAF-565, conducida por José Aldemar Rojas Rodríguez, quien murió en la explosión.

En principio, algunas versiones radiales difundieron un audio de una persona que aseguró ver cómo el vehículo ingresó violentamente por la puerta principal de la guarnición policial cuando el perro antiexplosivos detectó el peligro.

Sin embargo el ministro de Defensa, Guillermo Botero, desmintió esa versión y entregó otra completamente distinta. Dijo que el conductor, Rojas Rodríguez, “aprovechó la apertura de una puerta que es usada exclusivamente para vehículos de carga, y aprovecha la sacada (sic) de unas motos, y a toda velocidad ingresa sin respetar a los guardias de seguridad que de inmediato avisan a los demás”.

El Ministro, además, afirmó que “aquí no hubo perros, ningún perro fue muerto, el único perro antiexplosivos estaba en la puerta principal de la General Santander”.

En este sentido, queda la inquietud de qué hubiera pasado con la camioneta Nissan Patrol si coincidencialmente no se hubiera abierto la puerta de ingreso de vehículos de carga.

Otro hecho que podría demostrar falencias en la seguridad de la Escuela General Santander se refiere a que cuando la camioneta ingresó sin respetar la voz de pare, los policías de guardia no le disparan al vehículo sino que les avisan por radio a otros uniformados.

Mostrando material fotográfico, Botero explicó en la rueda de prensa que “se ve que la camioneta continúa su curso, aquí es abordado por un oficial de seguridad que ya estaba avisado. Echa reversa, se devuelve y explota frente a dormitorio de mujeres”. En la foto a la que hace referencia el Ministro se observa a un uniformado inquiriendo al conductor Rojas Rodríguez apenas con un radio en la mano.

¿‘El Mocho’, sin antecedentes?

Las autoridades señalaron que Rojas Rodríguez, conocido con los alias de ‘el Mocho’ o ‘Kiko’, fue la persona que condujo la camioneta hasta el interior de la Escuela de Cadetes y la hizo detonar.

Para demostrar su militancia en el Eln, el Ministro de Defensa hizo una larga descripción del perfil en las filas guerrilleras.

Dijo que José Aldemar Rojas Rodríguez, alias ‘El Mocho’ o ‘Kiko’, estuvo 25 años como miliciano del Eln, entre 2008 y 2010 fue explosivista, perdió una mano en esa actividad, formó parte del frente ‘Domingo Laín Sáenz’ del que llegó a ser su máximo cabecilla.

Lo que no coincide es que hasta el momento no se conocían antecedentes judiciales de esta persona, aunque el fiscal Néstor Humberto Martínez explicó que por información de Inteligencia Militar se tenía referencia de alias ‘Kiko’ o ‘Mocho’, pero no se tenía identificación plena de quién era. “Le estamos haciendo el seguimiento histórico a este terrorista”, dijo.

“Y solo hasta que pudimos identificarlo plenamente (después del atentado terrorista) pudimos saber de quién se trataba”, comentó el jefe del ente acusador.

“No era de las Farc”

El Ministro de Defensa, igualmente, descartó que ‘Kiko’ perteneciera a las Farc, como se dijo en varias versiones.

Rojas Rodríguez “no hizo parte de las Farc: fue muy cercano a ‘Gabino’, formó parte de su esquema de seguridad; en 2013 fue responsable del frente ‘Domingo Laín Sáenz’, y en 2015 intentó tres veces ingresar a las Farc para buscar beneficios, pero fue rechazado tres veces por las mismas Farc. Entonces, podemos decir que esta persona no hizo parte de las extintas Farc, solo intentó con los frentes 10 y 45 incluirse en esta lista de guerrilleros de las Farc pero fue excluido”, afirmó Botero.

‘Fakes News’

De otra parte, el Ministro de Defensa desmintió que una cadena en Whatsapp que comenzó a circular la mañana del jueves, en la que se advertía que “algo va a pasar en esta calurosa Bogotá”, tuviera relación alguna con el atentado.

Consultado sobre el tema, el Ministro afirmó que “inteligencia estableció que eso tenía que ver con la marcha estudiantil –de los universitarios-, y hacía más referencia a esa protesta que a otra cosa”.

No obstante, dijo que el Gobierno “manifiesta especial preocupación por el uso de algunas redes sociales que pertenecen a grupos delictivos, y que están siendo consultadas por ciudadanos y que eventualmente son unas transmisoras de una información ilegal”.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *