La primera dama de Brasil dio un discurso en lengua de señas, antes que Bolsonaro

Michelle rompió el protocolo e hizo una breve intervención dirigida especialmente a la comunidad sorda. Por primera vez habló la esposa de un nuevo mandatario durante una investidura. Fue enunciado a viva voz por una interprete.

La primera dama de Brasil, Michelle Bolsonaro, quebró el protocolo de la investidura presidencial este 1 de enero y ofreció un breve discurso de agradecimiento -en lengua de señas- desde el Palacio de Planalto antes del pronunciamiento inaugural de su marido, Jair Bolsonaro.

“De forma muy especial me gustaría dirigirme a la comunidad sorda, a las personas con deficiencias y a todos aquellos que se sienten olvidados: serán valorizadas y sus derechos serán respetados”, dijo Michelle Bolsonaro, de 38 años, que se ha dado a conocer en los últimos meses por su trabajo en favor de los deficientes auditivos.

Su discurso, ante la multitud congregada ante el palacio presidencial en Brasilia, fue el primero de una primera dama durante una investidura. Fue enunciado a viva voz por una intérprete.

“Estamos todos de un único lado. Juntos alcanzaremos un Brasil próspero, con amor, orden, progreso, paz, educación y libertad para todos”, comentó antes de repetir el lema de Jair Bolsonaro: “Brasil por encima de todo y Dios por encima de todos”.

De fe evangélica, Michelle de Paula Firmo Reinaldo Bolsonaro se mantuvo fuera de los focos durante la campaña, pero después de las elecciones comenzó a cobrar protagonismo y a alimentar sus redes sociales, principalmente con mensajes de su marido y de sus hijastros.

Le sugerimos: “Me presento ante todos ustedes en este día, como el día en que el pueblo empezó a liberarse del socialismo”: Bolsonaro

A uno de ellos, Carlos Bolsonaro, le agradeció durante su breve alocución “por toda la ayuda y la solidaridad durante los 23 días que pasamos dentro del hospital en Sao Paulo”, mientras Jair Bolsonaro, de 63 años, se recuperaba de una puñalada en el abdomen que recibió en septiembre durante un mitin electoral.

Michelle Bolsonaro, que lleva el nombre Jair tatuado en la parte inferior de su muñeca, escogió un vestido rosa brillante ceñido al cuerpo, con escote barco y falda 3/4. Cabello a medio recoger y perlas acompañaron el look.

Durante su intervención, visiblemente emocionada, se volteó para besar dos veces a su esposo que escuchaba detrás de ella, ya con la banda presidencial verde-amarela cruzándole el pecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *